Doctor podría haber transmitido VIH a más de 900 niños

El pediatra identificado como Muzaffar Ghanghro podría ser el causante de que más de 900 niños hayan sido diagnosticados como portadores de VIH, en la ciudad de Ratodero, Pakistán.

De acuerdo con los pobladores el médico vacunaba a los menores con jeringas recicladas que sacaba del bote de basura. Se sabe que la tasa de infección del virus por medio de jeringas es muy baja, tan sólo es una probabilidad del 0.3%, por lo que se está investigando alguna otra práctica en la cual los niños hayan estado involucrados.

El caso se hizo conocido cuando un padre de familia levantó una denuncia ante las autoridades contra Ghanghro, debido a que durante una consulta vio que este buscaba una jeringa entre los desechos del consultorio para inyectar al niño.

Te puede interesar: Tras ser violada y golpeada en Uganda, le niegan asilo humanitario en EU

La población iba al mismo pediatra por sus módicos precios. Foto: nytimes.com

Después de la consulta, este pequeño fue diagnosticado con VIH al igual que otros cuatro de sus seis hermanos, quienes habían sido atendidos por el mismo doctor.

Fue ahí cuando los pobladores pidieron pruebas rápidas de VIH para la comunidad. El resultado, 1100 habitantes dieron positivo a las pruebas del virus, entre ellos, 900 menores de 12 años. Pero la cifra podría aumentar, ya que no toda la población ha acudido a revisión.

Algunos retrovirales han sido repartidos. Foto: nytimes.com

El pediatra cobraba 16 rupias pakistanies por consulta (4 pesos mexicanos) por lo que recibía una gran cantidad de pacientes, sobre todo los que no podían costear tratamientos de un centro de salud estatal.

Tras hacerse las investigaciones pertinentes, Muzaffar fue acusado por negligencia médica y homicidio voluntario, sin embargo él se declara inocente y niega que haya usado jeringas recicladas.

Te puede interesar: Matrimonio gay adopta a bebé con VIH, tras ser rechazado por 10 familias

El pediatra acusado insiste en que es inocente. Foto: nytimes.com
Fuente: nytimes.com