Carson Tueller: «Soy asesor político, conferencista y defensor gay discapacitado»

En la carrera por la candidatura demócrata a la presidencia de los Estados Unidos, el precandidato Andrew Yang, tiene en su equipo de campaña a una prometedora figura de la política norteamericana, Carson Tueller, quien tiene una historia de superación personal excepcional.

Carson Tueller se define a sí mismo como asesor político, orador profesional (conferencista) y defensor gay con discapacidad física; apasionado por el cambio social y nuestra capacidad de encontrar alegría y poder en cualquier circunstancia.

Te puede interesar: Zach Sullivan, jugador profesional de hockey se declara bisexual

Tueller es graduado de la Universidad de Estatal de Weber, Utah, Estados Unidos, educado bajo la religión Mormona, quien durante sus años universitarios sufrió un aparatoso accidente que tuvo como consecuencia la pérdida de la movilidad de su cuerpo del torso inferior hacia las piernas.

Sin dejarse detener por este hecho, Tueller lo usó como motivación para luchar en favor políticas incluyentes para la comunidad lgbt+ y las personas en situación de discapacidad.

Entre sus logros se encuentra desempeñarse como presidente de la organización Affirmation, encargada de ayudar a mormones y exmormones lgbt+ a nivel mundial, compitió en las pruebas paraolímpicas dos años después de sufrir su parálisis, y ha sido un embajador internacional hablando a favor de la resiliencia, identidad y valor propio viajando a países como Inglaterra, España, México y Brasil.

Te puede interesar: Conoce al primer piloto comercial que vive con VIH

En diciembre del año pasado Tueller compartió un mensaje por el sexto aniversario del diagnóstico de su movilidad reducida, en el cual habló de su compromiso por participar en visibilizar los derechos y necesidades de las personas con discapacidad, y generar conversación entorno a ello para crear políticas públicas para esta comunidad, hecho que lo motivó a sumarse al equipo de campaña de Andrew Yang.

«Estoy tan agradecido de participar en la conversación nacional que estamos generando entorno al valor de las vidas de las personas con discapacidades. Tenemos mucho trabajo por delante, y creo que el camino que plantea Andrew no tiene paralelo en la forma de empoderar y generar prosperidad para las personas, y en particular para las personas con discapacidades»

Foto: Instagram

Te puede interesar: Landon Cider hace historia en Dragula

De la mano en su viaje de asumirse como una persona en situación de discapacidad, Tueller reconoce que también a derribado miedos internos para asumirse como un hombre gay orgulloso y confiado de su expresión de género. Esto después de acudir a una celebración del Orgullo gay en Utah con las uñas pintadas y que conservó días después para realizar sus actividades cotidianas.

«Estoy tan acostumbrado a ser tan fácilmente identificado como diferente debido a mi discapacidad. Fue una nueva experiencia sentir en ese momento que uno también podía identificarme visiblemente como un hombre gay (…) Estoy disfrutando de expresar visiblemente mi homosexualidad. El orgullo se trata de expresar, en la medida en que se sienta seguro y auténtico, que estamos orgullosos de ser quienes y qué somos como individuos queer. Yo, por mi parte, estoy orgulloso de ser gay»

Foto: Instagram

Te puede interesar: “Soy miembro de la hermosa comunidad VIH+”: Jonathan Van Ness

En una entrevista para el podcast Pride, mencionó que creció sin tener alguna referencia sobre las personas lgbt, por lo que el descubrimiento de su orientación sexual dentro de su fe mormona implicó mantener se en un closet hermético sobre sus comportamientos, ideas y relaciones con sus amigos. No fue hasta terminar su misión mormona en Chile cuando decidió salir del closet.

Actualmente vive en Nueva York con su pareja Ryan Tigh.

View this post on Instagram

I’ve been deeply in love with this man for a long time. . Ryan was on a skiing trip to Park City when we matched on Tinder. We had hopes of meeting in person but didn’t have time before he left back to New York. . As we chatted over the distance, his humor and charm (not to mention his utter sexiness) won me over. I couldn’t help but keep trying to connect with him. . Finally, late one night, I spontaneously FaceTimed him. Something like, “What the hell are you doing?!” was his response. We have talked almost every night since. . Fast forward six months to September. After only having met him twice in person, I invited him with me to a speaking engagement I had in Barcelona. It was on that flight, holding his hand, that I turned to him and asked in classic third-grade fashion, “Will you be my boyfriend?” . We have been dating long-distance for 8 months now, and it’s been blissful. It has also been challenging and heart-wrenching. The nature of long-distance is not for the faint of heart. . But distance has also given us the opportunity to demonstrate commitment and develop Ph.D. level communication skills 😂 . Despite our geographic obstacles, discovering Ryan each day and creating our future together has been one of the most beautiful experiences of my life. . Ry has unique gifts, with patience and tenderness being just a few. He's the more emotionally stable of the two of us, and I’m not always graceful with vulnerability. He listens to me over and over, and *always* makes time to talk. When it’s 2:00 AM his time and we are dealing with conflict, I’ll say, “Babe, you need to sleep.” He musters some wakefulness and says, “No, I need you feeling complete before we hang up.” In these moments, I know I’m *actually* the luckiest. . He isn’t easily offended, and has the emotional threshold to allow me to say anything in my heart. He also makes me laugh every 👏🏼 single 👏🏼 day 👏🏼 . I’m grateful to announce that in May I‘ll finally bridge the gap, and will be moving to NYC to live with my love😭🎊 As I discover what’s next for me and my future, I feel complete knowing Ryan Tigh will be an integral part of it. 👬

A post shared by Carson Tueller (@carson_tueller) on