Fiscalía CDMX sigue sin impartir justicia al asesinato de Paola Buenrostro

Han pasado casi dos años sin que la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México acate la recomendación 2/2019 con respecto al transfeminicidio de Paola Buenrostro ocurrido en 2016.

En junio de 2019 la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) emitió la recomendación en la que reconocía que la entonces Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México recurrió a una falta de debida diligencia y de aplicación de la perspectiva de género y enfoque diferenciado en la investigación del transfeminicidio.

Te puede interesar: Proponen alerta de transfeminicidios en México

Te puede interesar: Casa de las Muñecas Tiresias lanza revista electrónica con autoras trans

Por segundo año consecutivo Kenya Cuevas, activista trans y fundadora de Casa de las Muñecas Tiresias, se manifestó en contra de la negligencia de las autoridades de la CDMX por hacer caso omiso al llamado de la CNDH.

Junto a activistas lgbt+ bloquearon el transito de la Av. Insurgentes, lugar donde ocurrió el asesinato de Paola Buenrostro.

La activista señaló que ningún punto de la recomendación ha sido cumplido, mientras las mesas de trabajo han sido revictimizantes y sin ningún avance.

«En este año llevamos 180 chicas trans asesinadas, lo que quiere decir que es una impacto que sigue azotando a México. También las autoridades no hacen nada para prevenir y atender los casos»

La recomendación consta de seis puntos, entre los que destacan:

  • Generar un plan integral individual de reparación para Kenya -testigo ocular-
  • Un acto público de disculpa y reconocimiento de responsabilidad
  • Que la PGJ (hoy FGJ capitalina) publique en su página de internet el texto de la Recomendación acompañado del compromiso expreso de garantizar la no repetición de los hechos.

Te puede interesar: Casa Hogar «Paola Buenrostro», justicia social para las personas trans

Foto: Pulso

Te puede interesar: Colima incluye a mujeres trans en víctimas de feminicidio

En 2020 Cuevas protestó frente a las instalaciones de la CNDH, junto a activistas de la comunidad trans quienes denunciaron la nula respuesta de las autoridades de la Ciudad de México sobre el asesinato de Paola Buenrostro.

Acompañadas con un ataúd como símbolo de los transfeminicidios que ocurren en el país, las activistas protestaron y pidieron tener un encuentro con las autoridades de la capital, la cual fue aceptada por parte de la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México (FGJ).

Kenya Cuevas recordó como a pesar de ser testigo ocular del asesinato de su compañera Paola Buenrostro, sigue sin haber justicia.

«A mí me tocó presenciar el suceso. Fui testigo ocular y el sujeto me apuntó con el arma, me disparó y se encasquilló el arma. Ahí es cuando lo pude detener y llegó la Seguridad Pública. Lo agarraron ‘in fraganti'»,

declaró Cuevas.

Te puede interesar: Senado propone cambio de Identidad de Género en todo México