Chile demandado por discriminar a maestra lesbiana, Sandra Pavez

El estado de Chile fue demandado por la docente Sandra Pavez por actos de discriminación en su contra a razón de ser una mujer lesbiana.

La demanda fue interpuesta ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos, luego de ser considerado que el hecho se dio en razón de discriminación por orientación sexual y representa el primero en su tipo que atañe al ámbito educativo.

La primer audiencia publica se llevó acabo el pasado 12 de mayo. En ella se expuso el caso de Sandra Pavez quien en 2007 le fue quitado su certificado para impartir clases de religión por parte de la Secretaria para el Obispado de San Bernardo, una institución de educación pública.

Te puede interesar: Conoce Colectiva Diversa Morelos; derechos humanos y religión

Te puede interesar: Hablemos de Lesbofobia

A pesar de buscar justicia ante las instancias judiciales de Chile, Sandra Pavez sólo recibió negativas ya que las decisión de casarle de su profesión se encuentra amparada por el Decreto 924 del Ministerio de Educación que faculta a las iglesias a decidir quiénes pueden impartir clases.

«El Estado de Chile es responsable por violación a la vida privada y autonomía, al principio de igualdad y no discriminación, al acceso a la función pública en condiciones de igualdad, al trabajo, a contar con decisiones motivadas y a la protección judicial”

concluyó la Comisión Intermericana de Derechos Humanos para llevar este juicio ante la Corte Interamericana.

Te puede interesar: En México Obispo recibe medalla por labor a favor de la comunidad lgbt

Te puede interesar: Mamá cristiana «presume» a su hijo trans en Tik Tok

La Comisión recalcó que Sandra Pavez fue exhortada por parte de las autoridades educativas a «cesar su vida homosexual, tomar terapias psicológicas para que pudiera seguir con sus funciones como profesora».

En la sesión Sandra Pavez señaló que las autoridades sabían de su orientación sexual por los cerca de 22 años que ejerció como maestra de religión, pero mantenía su vida privada y profesional separadas.

«Me atendió el padre, Rene Anguilera, quien era vicario en ese entonces, encargado de los profesores de religión, me preguntó ‘¿Es verdad lo que dicen? ¿Tú eres lesbiana?’, yo le dije ‘Sí, yo soy lesbiana’; y de ahí él me dijo ‘esto no puede ser, tú eres profesora de religión, eso no le va a gustar al obispo'».

narró Sandra Pavez

Sus condiciones para no despedirla era negar su identidad y dejar a su pareja, ante lo que Sandra Pavez respondió que no, y que merecía respeto y dignidad como cualquier persona. Ante la negativa el Obispo en turno le expresó que «las penas del infierno iban a caer sobre ella», que «tenia el demonio dentro» y que necesitaba tomar tratamiento psicológico y psiquiátrico para poder curarse de «esa enfermedad».

«Espero que se me haga justicia, y que el daño que se me hizo emocionalmente se repare, y nunca más a otra persona en este mundo se le haga el daño que a mí se le hizo»

Te puede interesar: Congregación religiosa lgbt lanza libro para derribar estereotipos