Mamá lesbiana fue despojada de sus hijes por «ser mal ejemplo»

Las autoridades de Yucatán despojaron de su bebé a una mamá lesbiana. El personal de un hospital consideró que la mujer representaba un» mal ejemplo para la infante».

Julissa Chuc Haas denunció que fue víctima de discriminacion por su orientación sexual de parte de la trabajadora social del Hospital General Agustín O’Horán. El nosocomio pertenece a la Secretaría de Salud y es regulada por la Jurisdicción Sanitaria No. 1 de los Servicios de Salud de Yucatán.

De acuerdo con la denuncia de la madre, la trabajadora social considero que la madre era un mal ejemplo para su hijos por ser lgbt, y envió a la bebé de 15 días de nacida al Centro De Atención Integral Al Menor En Desamparo.

Te puede interesar: Víctima lgbt+ expone caso de abuso de Policía Estatal de Yucatán

Te puede interesar: Mujeres se manifiestan con el hashtag #FueLesbofobiaCuando

Julissa también es madre de un niño de seis años, quien fue retenido por las autoridades para entrevistarlo y descartar que era víctima de violencia. Una vez evaluado el niño se le otorgaría a Julissa la firma que necesita para recuperar a los menores.

Sin embargo las autoridades no han dado respuesta al procedimiento que se le planteo a Julissa ante la Procuraduría de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes del Estado de Yucatán (PRODENNAY).

La mamá cuenta con el apoyo de la abogada en derechos humanos Daryana Quintal. La abogada explicó que estos actos se tratan de discriminación por orientación sexual, y criminalizar la pobreza.

Julissa trabaja como en la albañilería, chapea y limpia casas para sustentar a su familia. La precaria situación económica no le ha permitido realizar tramites ante el Registro Civil.

Incluso, para poder continuar con el procedimiento para recuperar a sus hijes, Julissa tuvo que tramitar un acta de nacimiento y carta de antecedentes no penales.

De acuerdo con la abogada Daryana Quintal lo adecuado era canalizarla a la Secretaría de las Mujeres para brindarle acompañamiento en los registros de sus hijes y no quitárselos:

«Es una cuestión de recursos económicos. No tenían por qué quitarle a sus dos niños y con engaños citarla ¿Ahora también le quitarán sus hijos e hijas a las personas con preferencias sexuales diferentes?”, declaró.

A Julissa, una mamá lesbiana, la cobija una red de mujeres amigas que la ha acompañado a pedir justicia, una familia elegida.

Julissa no es el primer caso de negligencia y discriminación que las autoridades de Yucatán realizan contra mujeres lesbianas.

¡Justicia para Julissa y para todas las víctimas de lesbofobia en México!

Fuente: Proyecto Libres