Amazon no venderá libros que llamen a la comunidad lgbt+ «enfermedad»

Amazon tomó la decisión de no comercializar libros que tilden a las personas lgbt+ como una enfermedad. Esto después de que dejó de distribuir el libro “When Harry Became Sally: Responding to the Transgender Moment”.

“Como vendedores de libros, brindamos a nuestros clientes acceso a una variedad de puntos de vista, incluidos libros que algunos clientes pueden encontrar objetables. Dicho esto, nos reservamos el derecho de no vender cierto contenido (…)». 

Lo anterior fue la respuesta del vicepresidente de políticas públicas de Amazon, Brian Huseman, a los cuestionamientos de senadores estadounidenses de haber cesado la venta del texto.

Te puede interesar: Para Tribunal chino la homosexualidad puede etiquetarse como «desorden mental»

Te puede interesar: La Asociación Estadounidense de Psicología se opone a las terapias de conversión trans

Esta solicitud de información vino de los senadores republicanos Marco Rubio, Mike Lee, Mike Braun y Josh Hawley, quienes junto al autor del libro Ryan Anderson, expresan que se trata de «una campaña de censura que calla las voces conservadoras«

De acuerdo con la casa editorial del libro, Encounter Books, el material imcumple las normas de Amazon por lo que fue retirado, pero el mismo estuvo en la plataforma para su venta por tres años.

«Hemos optado por no vender libros que enmarcan la identidad LGBTQ + como una enfermedad mental.»

Escribió litealmente el Vicepresidente de RP de Amazon

Te puede interesar; Psicólogos de Baja California: «no existen homosexuales, solo personas con afectación emocional»

Te puede interesar: Israel: ser trans deja de catalogarse como una enfermedad mental

De acuerdo con Amazon no se trata de una cazeria de voces conservadoras, solo cambiaron las reglas internas de la compañía y el autor, la editorial y los distribuidores fueron notificados del cambio y el cese venta.

Además subrayaron que su servicios están diseñados para evitar alentar e incitar a la violencia que pueda dañar a las personas.

Sin embargo la respuesta no fue satisfactoria para los conservadores quienes continúan tachando la decisión de una acto que silencia una voz por el «delito de violar el pensamiento grupal».

Te puede interesar: ONU: Terapias de conversión, riesgo de que se perpetúe la tortura