CIDH inicia juicio del asesinato de activista trans, Vicky Hernández, vs. Honduras

La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) inició las audiencias públicas contra el Estado de Honduras por la ejecución extra judicial de la activista trans Vicky Hernández.

De acuerdo con la información del caso, el crimen de odio se dio entre la noche y la madrugada del 28 y 29 de junio de 2009, mientras se hallaba vigente un toque de queda en el país.

Te puede interesar: Países donde ser trans es un delito penado con cárcel

Te puede interesar: Comisión Interamericana de Derechos Humanos se pronuncia contra transfeminicidios

Se alega que la muerte de Hermández ocurrió en dos contextos relevantes para el caso:

  1. El contexto de violencia y discriminación contra personas LGBT en Honduras con alta incidencia de actos cometidos por la fuerza pública
  2. El contexto del golpe de Estado ocurrido en el año 2009.

El argumento toma tales factores en consideración para concluir la responsabilidad directa del
Estado por la muerte de Vicky Hernández, por el hecho que las calles se encontraban controladas por la fuerza pública, lo que constituyó un supuesto de violencia por prejuicio con base en su identidad y expresión de género.

Te puede interesar: CIDH: Prevalecen crímenes de odio lgbt en toda América

Te puede interesar: «No hay voluntad para hacer registros de víctimas de lgbtfobia»; periodista lgbt+

El caso fue ingresado a la CIDH el pasado 30 de abril de 2019, y el 11 de noviembre del 2020 se realizó la primera Audiencia Pública del mismo con transmisiones en vivo en las cuentas oficiales de la Corte.

Durante la presentación del caso, el presidente de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Joel Hernández, expuso que el caso se encuentra en una situación de impunidad a los más de 10 años transcurridos desde los hechos.

Subrayó que la investigación del asesinato de Vicky Hernández no se ha llevado bajo los estándares intencionales:

«Ya que se ha caracterizado por la presencia de estereotipos, El Estado no consideró si quiera la hipótesis de la posible participación de elementos estatales y no tomó en cuenta el contexto de violencia a personas lgbt».

Te puede interesar: Entre Franjas: «Salir del clóset en América Latina» por Jazz Bustamante

Te puede interesar: ONU: Terapias de conversión, riesgo de que se perpetúe la tortura

De resolverse el caso a favor de la victima de crimen de odio, la Corte podrá pronunciarse por primera vez sobre la responsabilidad del estado en la muerte de una mujer trans, además de desarrollar su jurisprudencia en material de violencia contra personas lgbt+ poniendo énfasis en mujeres trans, teniendo en cuenta el contexto de violencia en Honduras.